Juguemos a crecer para crecer jugando

por Luis Alejandro el 1 de octubre de 2009


Cuando niño me gustaba jugar a ser astronauta o doctor, bombero o policía, constructor de robots o matador de dragones. ¡Cuán fácil se me hacía ser alguno de mis héroes favoritos! A veces Superman, en ocasiones, el Hombre Araña, otras más, Linterna Verde. De todos ellos aprendí.

El niño construye su carácter a través de hacer suyos los modelos que tiene a mano. Pero el crecer jugando a ser alguien más es una poderosa herramienta que no está restringida a los pequeños. El adulto puede también crecer, transformar sus faltas en virtudes, a través del juego y la alegría. Ya que, después de todo, una falta no es más que la carencia de una virtud, o en otras palabras, una virtud que permanece en embrión y todavía no se ha desarrollado; lo que nos recuerda Dante en El Convite [ii, 7] cuando escribe: «La virtud debe ser alegre y no triste en todas sus operaciones».

Ya de adultos, también podemos continuar creciendo, siguiendo los pasos de aquellos a quienes admiramos. Sin embargo, para los indecisos que no se han decidido a quien admirar, o, quizás, para los envidiosos que no pueden hacerlo, éste método se puede adaptar para aún utilizarlo sin un modelo exterior que nos represente algo.

Aquellos que, como decía, por distintas —y muy personales— razones no pueden dejarse admirar para aprender, la técnica que deberán aplicar es la de “actuar como sí”; en la que ya no hace falta un alguien que como espejo, nos devuelva aquello que necesitamos ver, para continuar creciendo, sino que nosotros mismos, a través de una cierta introspección, seleccionamos aquellas características de nuestro carácter que todavía no pueden ser consideradas virtuosas y después de una breve imaginación de cómo sería el ya tenerlas desarrolladas, procedemos a actuar como sí ya fueran parte de nuestro bagaje.

Esta técnica requiere introspección, honestidad, valentía y sobre todo ganas de crecer, y, a pesar de que parece fácil, vale la pena intentarla, ya que, cuando menos nos lo esperemos, estaremos ya actuando de forma sostenida, tal como poco tiempo atrás apenas nos estábamos imaginando.

¿Y tú, te animas a crecer jugando?

Suscríbete para recibir actualizaciones automáticas del nuevo contenido

{ 1 comentario… read it below or add one }

Michelle Montaudon 1 de octubre de 2009 a las 13:16

Me parece sensacional el esfuerzo que han hecho para hacernos llegar estos contenidos.

Siempre hay artículos que a mi me parecen interesantes. Gracias.

Artículo previo:

Siguiente artículo: