El Pensamiento del Dr. Edward Bach y el Budismo

por Luis Alejandro el 5 de julio de 2005

El Budismo, una filosofía ancestral

El Budismo surgió hace unos 2550 años en la India, como heredero de las grandes tradiciones no-dualistas indias, como un aire fresco que presentó antiguas verdades de una forma novedosa –que permitió al hombre pensar en sí mismo como poseedor de las más altas cualidades trascendentes, como un camino para encontrar la salud más completa en perfecta sintonía de todo cuanto existe.

Su fundador, un príncipe heredero de una noble familia hindú, a quien –según nos cuenta la tradición– su padre le pretendió aislar del sufrimiento cotidiano de la vida (la enfermedad, la vejez y la muerte), una vez que tuvo contacto con la crudeza del dolor, comprometió su vida a encontrar una posible solución al dolor del mundo.

Primero siguiendo los pasos de los grandes Rishis indos, luego siguiendo su propio sendero a través del recorrido del Camino Medio, que le llevó a la conquista de su propia mente y la actualización de sus potencialidades más elevadas. Lo que lo condujo a la Iluminación y a la liberación inherente del propio sufrimiento y de la recurrente necesidad de la encarnadura.

Convirtiéndose así en un Buda, un Ser Despierto e Iluminado, que pudo a partir de entonces ser lámpara para sí mismo y para los que los rodeaban, y cuyos destellos luminiscentes nos alcanzan incluso ahora.

Tal como alcanzaron también al Dr. Edward Bach, le acompañaron e inspiraron en su búsqueda para la cesación del sufrimiento propio y ajeno.

El budismo puede ser entendido como un sistema terapéutico, ya que sus fundamentos filosóficos han sido enunciados clínicamente a modo de síntomas, causas y terapéutica. Así quedó establecido por el Buda cuando enunció las Cuatro Nobles Verdades:

  1. La existencia del sufrimiento.
  2. El origen del sufrimiento.
  3. La posibilidad de erradicar el sufrimiento.
  4. El camino para liberarnos del sufrimiento.

De esta forma el budismo puede ser comprendido como un camino terapéutico para liberarnos de los condicionantes de la encarnadura; para trascender las limitaciones de nuestro ser, desarrollando las cualidades inherentes de nuestra propia mente.

Esta doble presentación del budismo lo hace único. Por un lado es enunciado como la liberación de las causas que conducen al sufrimiento recurrente, mientras que por otro es enunciado como la actualización de nuestras potencialidades más altas.

Esta concepción de un camino para la realización más plena, que al mismo tiempo, nos libera del sufrimiento y de la enfermedad, llevándonos a la salud más completa es –al menos– compatible con la visión que el Dr. Bach sostenía con respecto al Ser, sus limitaciones, sus dolores, su salud, y el proceso de llegar a ella; todo lo cual plasmó en su sistema terapéutico.

Pues tanto el budismo como la terapéutica floral son dos caminos en busca de la trascendencia, en busca de la liberación de nuestras propias limitaciones y en busca de la realización plena de todas nuestras capacidades.

Algunos de los fundamentos que comparten ambas disciplinas son:

A. Su visión del sufrimiento

Tanto para Bach como para el budismo, el sufrimiento no es un accesorio de la vida humana, sino parte fundamental de su existir, no se puede existir sin sufrir, pues uno de los concomitantes de la encarnadura es el sufrimiento. Sin embargo, ni para el budismo ni para Bach, el sufrimiento es castigo, sino una condición humana que nos permite darnos cuenta de la realidad inherente que necesita ser trabajada, para poder ser trascendida.

Ambas visiones son coherentes en afirmar que cuando la realidad inherente es trabajada y trascendida, entonces la visión que sustenta el sufrimiento cambia y el sufrimiento no se manifiesta más.

Así entonces, el sufrimiento es visto como una fuerza primaria de la evolución humana, más que como un castigo frente a faltas realizadas.

“La enfermedad es puramente correctiva; no es ni vengativa ni cruel, sino el medio adoptado por nuestras propias Almas para señalarnos nuestras faltas; para evitar que cometamos más errores; para encauzarnos de vuelta por el sendero de la verdad y la Luz del que nunca deberíamos habernos apartado.” (Bach)

B. Su visión de la enfermedad

De acuerdo con el pensamiento budista la ignorancia (estrechez mental), el apego (deseo/codicia) y la aversión (agresión/odio) son los tres venenos que intoxican la mente y conducen a la infelicidad y el dolor. La ignorancia provoca el obscurecimiento, ya que impide la identificación de los estados insanos de la mente como equívocos, y debido a ello la generación del apego y la aversión, mecanismos sobre los cuales se fundamenta la actuación del ego.

El ego, la sensación de una identidad única, inherente y separada, es la causa de los tres venenos mentales que producen los trastornos psicofísicos que conducen a la enfermedad.

Se lee en los textos médicos budistas:

“El arte de la curación implica el mantenimiento del equilibrio dinámico entre las tres divisiones de la fisiología humana y los reinos a los que corresponden en la mente: la voluntad, el pensamiento y la emoción.”

Esta idea de la enfermedad como resultado del sostenimiento de una identidad inherente, única y separada (el ego), contraria a la Unidad, también es claramente distinguible en la obra de Bach:

“Las enfermedades primarias verdaderas del hombre son defectos como el orgullo, la crueldad, el odio, el egoísmo, la ignorancia, la inestabilidad y la codicia [todos ellos producciones del ego] y si analizamos cada uno de ellos, descubriremos que todos son contarios a la Unidad.”- Bach [El entrecorchetado es mío. N. del A.]

C. Su visión de la construcción de Sujeto

Para librarnos del sufrimiento recurrente y constante, nos dice el budismo, debemos actualizar las potencialidades de nuestra propia mente, para así transformar la ignorancia que produce obscurecimiento y con ello apego y aversión, en sabiduría esencial que nos permita librarnos de las tendencias inerciales que nos conducen cotidianamente a dicho sufrimiento.

Esto es, que la liberación del sufrimiento implica la construcción de un Sujeto, sujeto a la Ley de la Evolución y no a la Ley de la Satisfacción. Un Sujeto que se conforma, en palabras de Jung, mediante un proceso de naturaleza histórica que consiste en la “constitución y particularización de la esencia individual” que implica la plena diferenciación del sujeto de la psique colectiva.

Una esencia individual, individuada de la colectividad, pero no separada de ella. Una esencia individual que se separa de la inercia de la colectividad, pero recupera su reconexión y comunión con la Totalidad.

Es decir, que se alcanza una identidad individual, carente de la autoconcepción de sí misma como inherente, única y separada –visión que fundamenta el sistema de apegos y aversiones, que constituye en forma práctica nuestro ego, pero en estrecha consonancia con la completud.

Y es esta constante construcción de sujeto la que constituye la meta final de la terapéutica floral.

“No tengamos temor de zambullirnos en la vida; estamos aquí para adquirir experiencia y conocimientos, y aprenderemos muy poco si no nos enfrentamos a la realidad y extremamos nuestras posibilidades.”– Bach

D. Su visión de la encarnadura

Para el budismo, la vida encarnada es sólo un momento en la evolución del ser, un estado entre otros estados, un “entreestado” planeado para adquirir experiencia y sabiduría. Pues el irnos liberando de las tendencias inerciales de nuestra propia mente y de las del colectivo, es algo que nos ocupa más de una vida.

Similarmente para Bach, la presente vida no es la única, sino sólo un “día de colegio” que nos permite adquirir conocimiento y perfeccionarnos. La existencia, entonces, es un proceso “educativo” y cada “día de colegio” representa un punto en el espiral ascendente de la evolución.

“La verdadera naturaleza de nuestro Yo Superior, el conocimiento de vidas pasadas y posteriores, aparte de la presente, ha significado muy poco para nosotros, en lugar de convertirse en la guía y el estímulo de cada una de nuestras acciones.”– Bach

De igual forma para ambos, el proceso cíclico del encarnar termina cuando se alcanza la trascendencia, la liberación de las propias limitaciones, cuando lo trascendente y lo inmanente, lo sempiterno y lo perecedero se sintetizan en lo presente. Y de esta forma se alcanza la manifestación más plena de las propias potencialidades.

E. Su visión de la libertad

Nos dice Bach que: “La libertad absoluta es nuestro derecho de nacimiento, pero esto sólo puede lograrse cuando garanticemos la misma libertad a toda Alma viviente que pueda entrar en nuestras vidas.”

El budismo expresa las mismas ideas cuando habla de la Iluminación como el estado en el que la mente, habiéndose liberado de cualquier influencia externa que la condicione, es capaz de ser una lámpara para sí misma; al mismo tiempo que afirma que cada ser humano tiene la capacidad de la autotrascendencia, es decir, de llevarse a sí mismo a la trascendencia, de acuerdo a su propio camino.

Así con esta brevísima comparación, ambas disciplinas: la Psicoterapia Floral y el Budismo,
se nos muestran como caminos en búsqueda de la trascendencia y la realización, donde aprendiendo de nuestras propias experiencias, alcanzamos la liberación del dolor, la enfermedad y la muerte. Y alcanzamos la felicidad más plena que consiste en la salud más perfecta, al manifestar un existir acorde con la realidad inmanente y trascendente; para así, no tan sólo ser lámparas para nosotros mismos, sino para todos aquellos que nos rodean.

“Cada uno de nosotros tiene una misión divina en este mundo y nuestras almas usan nuestras mentes y nuestros cuerpos como instrumentos para la realización de esta tarea; de esa forma cuando los tres están trabajando al unísono, el resultado es la salud y la felicidad perfecta.”– Bach

“La salud verdadera es la felicidad y la felicidad es tan fácil de obtener porque es la felicidad de las cosas pequeñas; haciendo las cosas que realmente nos encanta hacer, estando con las personas que verdaderamente nos gusta. No hay tensión, esfuerzo ni lucha por lo inalcanzable, la salud está allí para que nosotros la aceptemos en cualquier momento cuando lo queramos. Es encontrar y hacer el trabajo para el que realmente somos adecuados.”– Bach

“El terapeuta debe reconocer en el enfermo que su dolencia se debe exclusivamente a la pérdida de expresión espiritual que sigue al colapso de su Divina misión, provocado por los pensamientos e influencias del entorno.”– Bach

Suscríbete para recibir actualizaciones automáticas del nuevo contenido

{ 2 comentarios… read them below or add one }

Juan Videla 5 de noviembre de 2005 a las 23:35

Muy interesante artículo. Muchas gracias.

Luis Alejandro 9 de noviembre de 2005 a las 10:05

Juan — Muchas gracias por sus comentarios.

Artículo previo:

Siguiente artículo: